Problemas de salud provocados por una mudanza

Problemas de salud provocados por una mudanza

Realizar una mudanza puede acarrear problemas de salud que van más allá de un buen dolor de espalda. Y es que, como norma general, una mudanza conlleva todo un cambio de vida.

En efecto, incluso aunque la mudanza sea dentro del mismo municipio, esta es sinónimo de una nueva vida, con nuevos vecinos, nuevas amistades y un nuevo entorno social. Por ello, las mudanzas pueden causar, además del estrés y la ansiedad que son propios del trasiego de mobiliario de un lado para otro, una fuerte depresión.

El apego a la vivienda que se va a dejar y la consiguiente nostalgia puede provocar una sensación de vacío e incluso de pérdida. Estos sentimientos se pueden agravar llegando a impedir el disfrute del nuevo hogar.

¿Cómo gestionar una mudanza libre de traumas?

A tenor de lo anteriormente explicado, esta es la pregunta que cabría hacerse. La respuesta se encuentra en dos planos diferentes.

En primer lugar, hay que mentalizarse. Hay que pensar que el cambio de vida es inevitable, por lo que la mejor opción es centrarse en los aspectos positivos de tal cambio y en todo lo nuevo que está por venir.

En segundo lugar, en cuanto a la ejecución de la mudanza se refiere, confiar en profesionales de las mudanzas evita muchos dolores físicos y el estrés que supone llevarlo a cabo. Por otra parte, antes de realizar la mudanza, es el mejor momento para “aligerar el equipaje”. Es ahora cuando se debe donar o incluso vender todo aquello que, en realidad, no va a ser útil en el nuevo destino.

En definitiva, centrar la atención en la renovación y en los aspectos positivos del cambio contribuirá a evitar una nostalgia desmedida. Además, gracias a las telecomunicaciones, una mudanza no tiene por qué suponer una ruptura total con todo lo anterior, incluso aunque esta sea a miles de kilómetros.

Related posts

Leave a Reply